Una dieta equilibrada la clave del éxito

Si eres de las personas que comer sano es imposible te contamos que una dieta equilibrada puede ser la clave de tu éxito.

Dieta equilibrada: La clave del éxito

La vitamina E se encuentra de forma natural en los alimentos y se añade a algunos alimentos enriquecidos.

Se puede obtener la cantidad diaria recomendada de vitamina E consumiendo diversos alimentos, como aceites vegetales, frutos secos y semillas, verduras y cereales enriquecidos.

Dieta equilibrada La clave del éxito

Vitamina K

La vitamina K es el nombre de un grupo de compuestos que ayudan al cuerpo a producir las proteínas necesarias para la coagulación de la sangre. Debido a esta función, las vitaminas K se utiliza para revertir los efectos anticoagulantes de los anticoagulantes cuando se administra en exceso.

Por este motivo, las personas que toman anticoagulantes deben tener cuidado con la cantidad de vitamina K que ingieren.

La vitamina K también se administra a los recién nacidos que no tienen suficiente cantidad de ella de forma natural para prevenir los problemas de coagulación.

La vitamina K puede encontrarse en las verduras de hoja verde, las crucíferas (como el brócoli o la col), el pescado, el hígado, las carnes y los huevos.

Una dieta equilibrada: La clave del éxito nutricional

Aunque los suplementos dietéticos pueden ser beneficiosos, la clave del éxito nutricional es llevar una dieta equilibrada. Dado que algunas personas pueden necesitar suplementos para satisfacer sus necesidades nutricionales, un nutricionista titulado puede ayudarte a evaluar tus necesidades dietéticas y determinar si un suplemento vitamínico o mineral es adecuado para ti.

Vitamina D

La vitamina D es tanto un nutriente presente en los alimentos como una hormona que nuestro cuerpo produce mediante la exposición al sol. Es importante para la salud de los huesos porque una de sus principales funciones es ayudar al cuerpo a absorber el calcio.

Pescados grasos

Pocos alimentos son ricos en vitamina D de forma natural. Las mejores fuentes dietéticas de vitamina D son los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa; los productos lácteos enriquecidos y los cereales de desayuno.

En definitiva, una buena dieta es esencial para vivir una vida saludable todo el tiempo.

También te puede interesar: Qué necesita tu cuerpo para estar bien