Si te estás preguntando qué causa el colesterol alto, qué hacer si te lo han diagnosticado y si hay formas de revertirlo, sigue leyendo para obtener todas las respuestas.

El colesterol alto es un problema bastante común en EE. UU. De hecho, según estudios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), casi 94 millones de adultos de 20 años o más tienen lo que podría considerarse colesterol alto.

Sin embargo, debido a que esta afección a menudo puede presentarse sin ningún síntoma real, es posible que ni siquiera sepas que la tienes hasta que visites a tu médico.

¿Qué es el colesterol?

Es un tipo de lípido, una sustancia cerosa y similar a la grasa que el hígado produce de forma natural. Es vital para la formación de membranas celulares, ciertas hormonas y vitamina D.

No se disuelve en agua, por lo que no puede viajar a través de la sangre por sí solo. Para ayudar a transportarlo, el hígado produce lipoproteínas.

Las lipoproteínas son partículas hechas de grasa y proteínas. Llevan colesterol y triglicéridos, otro tipo de lípido, a través del torrente sanguíneo.

Las dos formas principales de lipoproteínas son la lipoproteína de baja densidad (LDL) y la lipoproteína de alta densidad (HDL).

¿Cuáles son los síntomas?

En la mayoría de los casos, el colesterol alto es una afección “silenciosa”. Normalmente no causa ningún síntoma.

Muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que tienen colesterol alto hasta que desarrollan complicaciones graves, como un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Por eso es importante la detección rutinaria. Si tienes 20 años o más, pregúntale a tu médico si deberías hacerte una prueba de detección rutinaria del colesterol.

Causas

Comer demasiados alimentos ricos en colesterol, grasas saturadas y grasas trans puede aumentar el riesgo de desarrollar colesterol alto. Vivir con obesidad también puede aumentar el riesgo.

Su genética también puede afectar a sus posibilidades de desarrollar colesterol alto, los genes se transmiten de padres a hijos. Ciertos genes instruyen a tu cuerpo sobre cómo procesar el colesterol y las grasas. Si tus padres tienen esto, es posible que tú seas más propenso en adquirirlo.

Otras afecciones de salud, como la diabetes y el hipotiroidismo, también pueden aumentar el riesgo de desarrollar colesterol alto y complicaciones relacionadas.

LDL, o “colesterol malo”

El LDL a menudo se llama “malo”. Si tus niveles de LDL son demasiado altos, puede acumularse en las paredes de las arterias.

Esta acumulación también se conoce como placa. Esta placa puede estrechar las arterias, limitar el flujo sanguíneo y aumentar el riesgo de coágulos de sangre.

Si un coágulo de sangre bloquea una arteria en el corazón o el cerebro, puede causar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

HDL o “colesterol bueno”

El HDL a veces se llama “bueno”, ayuda a devolver el LDL al hígado para que se elimine del cuerpo. Esto evita que se acumule placa de colesterol en las arterias.

Cuando tienes niveles saludables de HDL, puede ayudar a reducir el riesgo de coágulos de sangre, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Medicamentos

En algunos casos, tu médico puede recetarte medicamentos para ayudar a reducir tus niveles de colesterol.

Las estatinas son los medicamentos recetados con más frecuencia para el colesterol alto.

Los ejemplos de estatinas incluyen:

  • Atorvastatina (Lipitor)
  • Fluvastatina (Lescol)
  • Rosuvastatina (Crestor)
  • Simvastatina (Zocor)

Tu médico también puede recetarte otros medicamentos para el colesterol alto, como:

  • Niacina
  • Resinas como colesevalam (welchol), colestipol (colestid), orcolestiramina (prevalita)
  • Inhibidores de la absorción como la ezetimiba (zetia)
  • Inhibidores de pcsk9, como alirocumab (praluent) y evolocumab (repatha)

Puedes encontrar el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades y adquirirlo en la farmacia de tu confianza, además, con las ofertas hot sale de este año podrás adquirir todo lo que necesites a un precio mucho más accesible.

Las ofertas hot sale suceden una vez al año por un breve periodo, pero considerando la fecha de caducidad de los medicamentos, podrías comprar los necesarios para gran parte del año.